vancouver-newborn-photographer-puppy-dog1

Cuando adquieres una mascota debes tener claro que a partir de ese momento, será un miembro mas de la familia. Ya sea un perro, un gato o un conejo debes incluirlos haciéndolos participes de cualquier cambio en su vida familiar.

A partir del momento en que se sabe que un bebé llegara a su hogar debes iniciar el proceso de adaptación con tu perro o gato y fortalecer o modificar algunas normas básicas.

En el caso de los perros, son mucho más impetuosos y ansiosos por formar parte de cualquier momento en familia, es necesario que sepan comportar con tranquilidad y obediencia.

Durante el embarazo:

  • Utilice lociones y champús para bebés en su cuerpo a fin de que se familiarice con los olores
  • Intente colocar los productos del bebé en una muñeca de plástico pequeña y permita que su perro la olfatee
  • Una vez que el cuarto del bebé esté preparado, permítale a su mascota entrar para inspeccionarlo.
  • Instale sus rejas para bebés a fin de que pueda conocer los límites
  • Reproduzca sonidos de bebés llorando durante intervalos cortos para que así su perro pueda acostumbrarse al ruido

Llegada del bebé a casa

  • Cuando llegue a casa procure que no esté cargado por su mamá, y permita que la mamá salude al perro libremente. 
  • Cuando el perro esté en un estado de tranquilidad, deje que la mamá sostenga al bebé y el padre u otra persona le muestre el bebé a la mascota para que esta lo olfatee y lo investigue.
  • Cuando el bebé se haya dormido, procure pasar tiempo con el  perro. Si el niño se despierta y llora, tranquilice a la mascota indicándole que el chillido es algo normal.
  • Nunca deje a un bebé con un perro sin supervisión, independientemente de cuán “bueno” sea la mascota con él. Los animales son impredecibles y no se puede confiar en ellos.

Leave a Reply